Blogia
- SAL Y AZÚCAR -

TU AMOR ME SUBYUGA

TU AMOR ME SUBYUGA

Tu amor me subyuga, oh querido, desde hace tanto tiempo. Te aplaudo y te admiro, para mí eres lo más. Nunca te abandonaré, porque allá donde tú estás allí estaré yo también. Soy incapaz de dejarte, pero a la vez debo de compartirte con una colectividad a la que te exhibes con gracia y poco disimulo. Hace tanto que no aportas nada nuevo, pero si lo digo incurriré en grave pecado. Oh sí, no te veo ningún defecto y por lo tanto soy capaz de hacer todo por ti. No concibo una vida sin ti porque eres el motor de mi vida, eres lo más; contigo ha pasado de todo.

Contigo he reído, contigo he llorado y puede que hasta me haya emocionado. Oh sí, tu amor me subyuga, me arrastra irrefrenablemente hacia ti, hacia tu persona. Para que me recuerdes, para que sepas que soy yo, la más devota entre todos. La que más aprecio te tiene pero que a la vez -¡sigh!- debe de compartirte con otros. Y a la vez me siento orgullosa de poder compartirte, porque entre todos te aplaudimos, te hacemos la reverencia, te queremos con todo nuestro ser. Has sido tan importante en estos años que soy incapaz de concebir una vida sin ti.

Cada vez que te veo, tiemblo; cada vez que te escucho, me estremezco; cada vez que te tengo delante, me hago la tímida. Y hago como que me diese vergüenza, como una niña enamorada. Por eso quiero ser quien fui, llenas mi vida de recuerdos, la iluminas y haces que cobre sentido. Tu amor me subyuga, oh querido, estoy encadenada a ti. Y la ligazón es tan fuerte que va a ser imposible deshacerla. Tú estás encadenado a mí y yo estoy encadenada a ti. La unión es fuerte, fortísima: Casi mortal. Y puede que hasta queme.

Oh sí, tu amor me subyuga.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres