Blogia
- SAL Y AZÚCAR -

CON SÓLO UN BESO

CON SÓLO UN BESO

Con sólo un beso has ganado mi confianza.

Quién lo diría... después de cuatro años viéndonos todas las semanas, un día fijado... para posteriormente juzgar bajo un mismo rasero algo que al principio era un germen... que creció, se desarrolló, y este año, desgraciadamente, murió...

Recapitulemos... al principio tu corazón era de hielo, de metal... de un material duro, impenetrable... era imposible llegar a tu interior... todo lo que hacía estaba mal... muy mal... y me mirabas con ojos fieros, yo marchaba llorando a casa, sabía que todo lo que hacía era en balde... y más de una vez pensé en tirar la toalla... pero algo en mi interior me dijo que no lo hiciese... y no lo hice.

No sé qué pasó en una de esas fechas... un detonante... algo decisivo... que se resquebrajaba, que se rompía... por una parte... por la otra... por las dos... y el mundo se convirtió en algo dulce, agradable, donde vivir mejor tras unas cortinas que, si se desgarran, dejan a la luz un mundo fatuo y tan real como la vida misma.

Me empezaste a hacer regalos, tuviste detalles conmigo y con nadie más... te convertiste casi en un oso de peluche y tu corazón se calentó... comenzó a latir... el hielo dio paso a la carne... carne que sin hueso se convierte en aún más sabrosa... y empecé a saborear los sabores de la vida. Te abriste a mí, como flor prometida... y los mails que al principio eran escuetos y formales, dieron paso a auténticas declaraciones, Biblias casi, llenas de sentimiento...

Hicimos camino, juntos, no sin esfuerzo... la cantera se hizo pesada... pero al final resultó ser un edificio labrado no sin cierto amor... pero también hecho de sudor, sangre y lágrimas...

Las mismas que derramaremos en cuanto digamos que está inaugurado, y lo habitemos... gracias a TI. Sonrisa

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres