Blogia
- SAL Y AZÚCAR -

UNA SENSACIÓN RARÍSIMA

UNA SENSACIÓN RARÍSIMA

Pues sí, para empezar cuento que con M. ya ha terminado todo por ambas partes: Yo le he borrado de los links del blog y él me borra los comentarios que le dejo. Así, sin resquemor ni pinchazos, empieza este curso escolar. Perfecto. En segundo lugar, una respuesta breve de Barbie, a algo que le planteo, seca y socarrona; como si yo no supiera la respuesta. Espero no haber vuelto a meter la pata desde que tuve pesadillas con Mago y lo conté como una verdulera de pueblo. Y en tercer lugar, un pequeño malentendido con Tara, que me llamó después para aclararlo todo. (gracias, majete. T.v.b.)

Para variar, hoy la conexión inalámbrica ha hecho lo que le ha dado la gana y no he podido acceder a la página que quería irremediablemente visitar esta tarde por los estudios. Le pongo la batería al portátil y ni por esas. Me marcho al otro lado de la casa y no se mueve la agujilla. Cagüen... a las dos horas vuelve. Pero es cuando decido ir de tapeo y de marcha. Qué asquito. Y rematar la faena con que al padre de mi querida Mery está mal, como la mamá de Rocy.

¿Lo bueno de hoy? Que hoy es el cumple de Shankara y le felicité. ¡Respuesta recibida! Y también que me he matriculado en Inglés. Espero que me dé clase Maori como el año pasado... y que mi amigüita Misia me ha escrito desde Cerdeña.

Que todo vuelva a su cauce lo más pronto posible, Señor... (no, lo de M. no, gracias)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres