Blogia
- SAL Y AZÚCAR -

CUESTIÓN DE SUERTE

CUESTIÓN DE SUERTE

¿Vosotr@s créeis en la suerte? ¿Así, a pies juntillas? No hace mucho tiempo me hacía a mí misma este tipo de preguntas que ahora os planteo, porque hace unos días escasos superé con éxito una prueba importante -y que me había costado sudor y sangre, alguna lágrima también- y desde entonces no me puedo quitar la pregunta de la cabeza. Es de éso que alguien llamó un día "o naces con estrella, o naces estrellado".

En mi caso no se cumple ninguna de las dos. Con estrella, porque tampoco me considero la superstar del mundo mundial y parte de la galaxia, pero sé que tengo éxitos y me los he currado a base de bien (por lo que nadie me ha regalado nada) pero tampoco estrellada, por que aunque me haya dado mil bofetones en la vida, no me he muerto ni considero mi vida un fracaso, ¡faltaría más!

Por otra parte, hace casi tres años la casa Chanel sacó un perfume llamado justamente "Chance", es decir, "suerte" e hizo una publicidad bastante curiosa, en la que salía una chica por las calles de Venecia, que sufría un flechazo tremendo con un gondolero (¿qué tendrán los dichosos italianos para que todo el mundo se vuelva loquita por ellos?) y la pobre mujer se recorría todos los canales y media parte del mundo entero hasta que ¡oh sorpresa! al final del anuncio se lo volvía a encontrar y se enamoraban. La moraleja no es ni el final feliz (bastante peliculero, por cierto) ni el aroma de la colonia (la cual poseo; y dicho sea de paso que me encanta) sino el que la suerte no se busca, simplemente se encuentra. Al igual que el amor. Como en este caso y en tantos otros. Podemos darnos de morros con ella en un sitio lejano de nuestra casa, en unas condiciones lamentables, con una compañía horrible. Pero la suerte siempre estará al acecho y nos mirará de su parte.

¿A quien dice que tiene mala suerte de continuo? Pues que no se queje tanto. Bueno, puntualizo; malas rachas las tenemos tod@s, pero el sol siempre termina luciendo... incluso cuando se está de lo más desesperado... basta sólo tener esperanza, paciencia... por que la suerte no tardará en aparecer. Eso sí, no estéis todo el tiempo comiéndoos el tarro o lamentándoos de lo mal que os va. A la buena suerte no le gusta la gente pesimista.

Nada más, queridos lectores, "buona fortuna" (como diría el Gran Hombre) y ¡a disfrutar de la vida, que son dos días! 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Julia -

Qué buena la última frase. Me gusta lo que has escrito y comparto tus gustos por Chance y su anuncio. Besitos Tali.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres