Blogia
- SAL Y AZÚCAR -

PRIMERA COMUNIÓN

PRIMERA COMUNIÓN

Hoy toca hablar otra vez de aniversarios. Esta vez de mi Primera Comunión. Tal día que hoy, sólo que hace 17 años. Fue un Domingo que recuerdo soleado, yo con muchos nervios y toda la familia emocionada, como no podía ser de otra forma. Se celebró en la capilla de mi colegio, los Hermanos Maristas, donde otros niños y niñas, todos compañeros míos, se reunían para recibir el Cuerpo de Cristo. Todos guapos, radiantes y, cómo no, nerviosos. En cuanto a mí, llevaba un vestido de cancán blanco inmaculado, con doble babero y rosas de tela cosidas; y en el pelo una diadema hecha de flores secas que le costó a mi madre una pasta. -de aquella llevaba el pelo corto, tipo tazón diríamos hoy-

Pero los detalles especiales, aquéllos que quedarán siempre en mi memoria, los detallo a continuación: (algunos me los han dicho mis padres, otros los recuerdo yo porque los viví en primera persona)

1. Mi madre fue la "representante de las madres" en el día de mi Comunión: Se le intentó adelantar la más lista de todas, pero mi tía, que es profesora en el colegio, fue aún más lista y quiso que su cuñada tuviera ese cargo. Lo dicho, que mi madre tenía que decir unas palabras en la misa como representante de todas las mamás... y días antes ella toda nerviosa... parece que la estoy viendo haciendo gárgaras con un brebaje raro, clara de huevo... Y todos los compañeros llamándome y diciendo que mi madre estaba ahí... como si yo no lo supiera.

2. Un hermano Marista, Félix (r.i.p.), quien me dio clase en primaria, tuvo el -mal- detalle de que, en cuanto me vio aparecer en la capilla, soltó delante de todos los niños: "Mi Mariona como ninguna... la más bonita." Evidentemente me alegro por el cumplido, pero me parece que no tuvo vista... mi madre aún se emociona al recordar esas palabras.

3. El vestido colgado de la lámpara del salón: Parecía una campana gigante, blanca. Yo que me despierto y lo veo ahí, pasmada. Y toda la familia con las frases típicas... y aquí añado asimismo otro aspecto sobre el vestido: Yo lo quería a todo trance "de vuelo", no lo quería "chupao"... es decir, sin cancán... y vaya, como que quedaba más lucido... días antes dando la lata con que el vestido no quería que fuese "chupao". Asimismo, quedó hecho una mierda... al igual que la limosnera... -quiero decir, de sucio-

4. Al recibir la Sagrada Forma, me puse de puntillas para ver el vino: Sólo sé que dije: "es doradito"... y me dejó un sabor muy raro en la boca... amargo y dulce a la vez... recuerdo asimismo que el Padre Ángel, el sacerdote, me sonrió.

5. Llevé las ofrendas hasta el altar acompañada de Cristina, una compañera de clase: Era un centro de flores. Alberto, el que iba detrñas de mí y uno de mis mejores amigos hasta la fecha, un plátano y una naranja. Me soplaba por detrás: "Oye, tengo hambre...". Fue de traca.

6. A la hora de hacernos la foto, yo soy la única que sale mirando de lado: Todos los demás compañeros de frente. Y es que yo ya no veía a mis padres, ni a la familia... ¡qué desesperación, me han dejado solita!

7. El peor regalo que recibí, y desacertado total, un juego de compás y plumillas que me regaló Mari Carmen, la asistenta que teníamos de aquella en casa: El mejor, en cambio, una calculadora que habla. Aún la conservo y es una gozada. Hace sólo las cuatro funciones básicas y el tanto por ciento, pero era muy prestosa.

8. La tarta que no acababa de partirse y que a mí me encantaba la muñeca de encima: Puede que fuera por su pelo rubio. Pero lo peor de todo, la tarta San Marcos -a la que he cogido asco desde entonces, con esa yema y esa nata; puag- y el camarero que no me dejaba ni a sol ni a sombra y que sale en todas las fotos. Para volver a encontrármelo años después en un partido del Ademar y que le llamo él que no se da cuenta de mí. En cuanto baja de la burra, qué sorpresa, cómo tú por aquí.

9. Mi tía y madrina, que trabajaba en una casa de ricachones en Madrid; y que vino acompañada por la hija de éstos, se marchó al finalizar la ceremonia en un helicóptero particular mandado por el papá ricachón: Evidentemente no pilotado por él. Desde un descampado, todos contemplando la escena... memorable.

10. Maribel, la madre de Ana, una compañera, le quitó los guantes a otra compañera: porque le dijo que éso era de novias y no de niñas. Y más ancha que larga se quedó.

11. El día antes estuve en el Recreo de la piscina dando vueltas con mi bici alrededor de una plaza que tenían preparada para que jugaran los niños. Me veo dando vueltas con el trasto y a la vez con los nervios que me sacudían para el día siguiente... y pensaba en quien ya la había hecho, en quien se lo había quitado del medio ya. Por así decirlo. Ahora ya no está esa plazoleta, porque han hecho un aparcamiento en ella.

12. (la última, lo juro) Tenemos la cinta grabada -en cassette- con toda la ceremonia: Aún se oye. Todo gentileza de Jose, un amigo de mis padres, que tenía una grabadora muy potente de aquella. Nos dieron el permiso para ponerla en el banco de más adelante y nosotros más chulos que ochos. -entiendo, mi familia-

Lo dicho, que el Domingo 26 de Mayo de 1991 siempre quedará grabado en mi memoria... (a propósito, la foto que ilustra el post es "Primera comunión", de Pablo Picasso)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres