Blogia
- SAL Y AZÚCAR -

EL PERFUME DE LA OPO

EL PERFUME DE LA OPO

Sí, soy tontuela porque la colonia que ilustra y al que se refiere este post es caríííísima, y a pesar de que no es de la que más me entusiasmen, sé que es el perfume que me compraré cuando me saque las opos. No me he hecho ninguna promesa ni nada por el estilo -ni con nadie ni conmigo misma-, pero recuerdo que cuando empecé a prepararlas hace cosa de dos años éste era el perfume que tenía en la balda del baño -en una muestra con su vaporizador, una chulada- junto con otras tantas que terminan por ponerse rancias de no usarse, o incluso que me da pena tirarlas... ya comenté en otro artículo que yo no salgo a la calle sin unas gotas de perfume. Puede que en mi otra vida yo fuera Marilyn Monroe, la cual -como ya sabréis- se acostaba sólo con dos gotitas de Chanel nº 5.

Lo dicho. Que el perfume "Miss Dior Chérie" se ha convertido en el perfume de la opo. No sólo porque lo lleve hoy, sino porque la asocio con trenes mañaneros, con sentadas en un trono blanco que existe en todos los sitios -públicos o privados- o en viajes intempestivos. Además de recordarme a campos de fresa infinitos -parafraseando a Los Beatles- y a palomitas de cine recalentadas.

Mi memoria se constituye principalmente de olores y visiones. Puede que sean, junto con el oído, los sentidos que tengo más desarrollados. Puedo conocer y reconocer a gente sólo por su olor. Puedo asociar determinada melodía a un momento que nunca volverá. Puedo acordarme de lo que llevaba una persona puesto aún a mil años de distancia.

Cuando sea Conservadora de Museos, o Ayudante, o Auxiliar o lo que salga... me compraré la susodicha colonia y no escatimaré en gastos. He dicho.

Amén. Risa

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres