Blogia
- SAL Y AZÚCAR -

DON'T LOOK BACK IN ANGER

DON'T LOOK BACK IN ANGER

A mi abuela le han robado la máquina de coser que tenía en el sótano de su casa. Ese cuartucho desvencijado, que atesoraba recuerdos de mi madre, mi tío y demás familia, la bici que casi nunca usé, muebles viejos, libros llenos de polvo, teles que se oyen pero no se ven y, sobre todo, la preciada máquina de coser. Tendría unos sesenta años la pobrecita y ha sido sustraída por un aficionado a las antigüedades, a alguien al que le apetecía robar y lo ha conseguido. Y que conste que la puerta se abría con un solo soplido, que con un poco de fuerza chilla pero no se la oye, es violada en silencio por parte de un camuñas que la hace callar y lleva a cabo su acción en silencio.

Es como los paraguas que te olvidas en cualquier sitio, pero que en cuanto llegas a casa te das cuenta de que te lo has dejado. Y vuelves, pero ya no está. Te lo han robado. Y como nos dice Baglioni en "Avrai" (canción bellísima dedicada a su hijo, cuando éste nació), "Avrai chiavi e ombrelli da scordare", es decir, que tendrás llaves y paraguas que olvidar; pero no sólo de olvidar, sino que mangonear, te llaman la atención, te resultan bonitos y los haces tuyos. Yo ya he perdido tres, dos de ellos de marca, y ya me vale. Espero no dejarme en ningún sitio el de Tous porque me daría el soponcio. No sólo por el valor sentimental que tiene, sino por su belleza intrínseca :)

Cantemos para ambos, para la máquina de coser y el paraguas, este himno del surrealista Max Ernst recogido en un manifiesto; y que remite a otro de Lautreamont, de la que a su vez el cantautor italiano Franco Battiato hizo una canción.

Descansen en paz, ambos objetos.

"Bello como el encuentro casual de una máquina de coser y un paraguas en la mesa de operaciones. Una realidad cumplida cuyo ingenuo destino tiene el aire de haber sido fijado para siempre (el paraguas), al encontrarse de golpe en presencia de otra realidad bastante distinta y no menos absurda (una máquina de coser) en un lugar donde los dos deben sentirse extraños (una mesa de operaciones), escapará por ese mismo hecho a su ingenuo destino y a su identidad; pasará de su falso absoluto, a través de un relativo, a un absoluto nuevo, verdadero y poético: el paraguas y la máquina de coser harán el amor. El mecanismo del procedimiento me parece desvelado por este sencillísimo ejemplo. La transmutación completa, seguida de un acto puro como el del amor, se producirá forzosamente todas las veces que las condiciones sean favorables por los hechos dados: acoplamiento de dos realidades en apariencia inconciliables en un plano que, en apariencia, no conviene a ninguna de las dos."

(recogido en un libro de Mario de Micheli. La imagen que acompaña a este post refleja la angustia que me transmite ver, o imaginarme, dichos objetos de tal guisa. El título del post es una canción de Oasis que creo que remite a una película inglesa de los años 60, "no mires atrás con ira".)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres